Search
  • Paula Núñez

Dietas Détox vs. Purificación del Cuerpo

Las dietas de desintoxicación son populares, y al empezar enero después de las habituales comilonas de fin de año, es la época donde más se popularizan.

Sin embargo, las dietas Détox que la población comúnmente aplica, tienen poca evidencia de que eliminen las toxinas del cuerpo.


¡Que haya poca evidencia no significa que sean malas! Es por eso que queremos brindarte una información real y basada en ciencia, para que podás tomar decisiones acertadas.




Las dietas específicas de desintoxicación varían, pero en general, luego de un período de ayuno, se sigue una dieta estricta de verduras crudas, frutas, jugos de frutas y agua. Además, algunas dietas de desintoxicación promueven el uso de plantas medicinales y otros suplementos junto con la limpieza del colon (enemas) para vaciar los intestinos.


Una dieta de desintoxicación elimina los alimentos altamente procesados que tienen grasas sólidas y azúcar añadida.

El simple hecho de evitar estos alimentos de alto contenido calórico y bajo valor nutritivo durante unos días puede ser parte de la razón por la que la gente se siente mejor, así que es completamente saludable evitar este tipo de alimentos y brindarle solo alimentos naturales y reales a tu organismo.


 

Un punto importante que debés tener en cuenta al buscar estos resultados, es que no es necesario morir de hambre y perder volúmenes de peso en agua y músculo. De hecho, generalmente, los riñones y el hígado filtran y eliminan la mayoría de las toxinas ingeridas con bastante eficacia.


El hígado es un órgano vital en el cuerpo humano debido al papel básico que desempeña en el metabolismo. Está implicado en muchas reacciones bioquímicas, incluyendo la detoxificación hepática, el metabolismo de hidratos de carbono, lípidos y proteínas y actúa de reservorio de vitaminas liposolubles (K, A, D, E), glucógeno y oligoelementos como el hierro y el cobre.


Por otro lado, presenta funciones inmunomoduladores y se encarga de la formación y la secreción de la bilis, sustancia necesaria para digerir las grasas y apoyar la digestión.


De entre todas las funciones, la detoxificación hepática es una de las más importantes y su finalidad es prevenir la hepatotoxicidad que puede ser producida por varios tipos de agentes perjudiciales.



En función de su origen podemos distinguir dos tipos de toxinas:


  • Las toxinas exógenas o xenobióticos

Las cuales se encuentran en el agua, la comida, el aire, etc; como por ejemplo, las dioxinas o los metales pesados.


  • Las toxinas endógenas

Pueden ser el ácido úrico, exceso de estrógenos o subproductos derivados de la inflamación, estrés oxidativo, etc.


Las personas están expuestas a toxinas, como pesticidas y contaminantes del aire en los alimentos y el medio ambiente, de forma regular. Mientras tanto, otras toxinas se producen en el cuerpo a través de funciones normales y microbios.


Por eso es fundamental apoyar el hígado, uno de los principales sistemas de desintoxicación del cuerpo. Si el hígado no funciona correctamente, los compuestos dañinos pueden comenzar a acumularse en las células y los tejidos, lo que lleva a una variedad de problemas de salud.

La desintoxicación del hígado es un proceso de dos pasos que convierte las toxinas solubles en grasa en toxinas solubles en agua que el cuerpo puede eliminar en consecuencia.


El exceso de alcohol, el consumo crónico de medicamentos y la obesidad son una de las causas más frecuentes de sufrir problemas de hígado.

Llevar un estilo de vida saludable cuidando la alimentación y potenciando el ejercicio físico, te ayudará a reducir el nivel de tóxicos en tu organismo. No obstante, existen muchos nutrientes y extractos de plantas con propiedades hepatoprotectoras y depurativas que podés aportar a través de la suplementación, siendo esta alternativa una vía complementaria y natural para la prevención de enfermedades hepáticas.


  1. Cardo mariano (Silybum marianum) Su componente, la silimarina, tiene efecto antifibrótico, antioxidante y antiinflamatorio y se ha empleado comúnmente como agente protector en enfermedades hepáticas graves como la cirrosis hepática, la hepatitis viral aguda y enfermedades hepáticas inducidas por toxinas.

  2. Alcachofa (Cynara scolymus) Ayuda a la desintoxicación y a mantener el flujo de jugo digestivo, manteniendo el hígado sano y contribuyendo al bienestar intestinal. Algunos ensayos sugieren que estimula la regeneración de los hepatocitos. Sus hojas son ricas en ácidos fenólicos, como la cinarina y los flavonoides, los cuales poseen propiedades antioxidantes y hepatoprotectoras.


 


Así que recordá, un Détox natural y saludable, va incluir alimentos reales y naturales, y se puede apoyar en propiedades de alimentos como los mencionados para favorecer el proceso. ¡Consumí abundante agua y evitá eliminaciones drásticas!

Las dietas de desintoxicación que limitan considerablemente las proteínas o que requieren un ayuno, por ejemplo, pueden provocar fatiga. El ayuno a largo plazo puede provocar deficiencias de vitaminas y minerales.


La limpieza del colon, que a menudo se recomienda como parte de un plan de desintoxicación, puede causar cólicos, hinchazón, náusea y vómitos. La deshidratación también puede ser una preocupación.


Finalmente, tené en cuenta que las dietas relámpago no son una buena solución a largo plazo.

Para obtener resultados duraderos, lo mejor es mantener una dieta saludable basada en frutas y verduras, granos enteros y fuentes magras de proteínas.


Si decidís hacer una dieta de desintoxicación, podés usarla como una forma de empezar a hacer elecciones de alimentos más saludables cada día.



Dra. Karla Solis M.

Nutricionista certificada

Enfoque en Deporte, Nutrigenómica y Nutrición Funcional.

Health Coach y Personal Trainer

CPN: 465-10

www.karlasolis.com


*Copywriting para formato blog realizado por TBS Marketing,

Paula Núñez Aguilar.

39 views0 comments

Recent Posts

See All